En tiempos de COVID -19 es bueno tener en cuenta todas las posibilidades para seguir adelante con el negocio cuando la empresa se encuentra enfrentada a diversos requerimientos de pago y sin flujo de caja suficiente para cumplir sus obligaciones. Una forma de no liquidar la empresa y mantener su funcionamiento es la Reorganización. Los procedimientos concursales de reorganización tienen por finalidad, precisamente, reorganizar los pasivos y activos de una empresa, siempre y cuando ésta sea viable.

Este procedimiento puede ser utilizado por:

  • Personas jurídicas de derecho privado, con o sin fines de lucro, personas naturales contribuyentes de primera categoría.
  • Micro, pequeñas, medianas y grandes
  • Personas naturales contribuyentes del artículo 42 número 2 de la Ley de Impuesto a la Renta, es decir, que practican el ejercicio libre de una profesión y emiten boletas de

En este proceso interviene un Veedor, que es una persona natural sujeta a fiscalización de la Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento, en adelante, también Superintendencia, que tiene por objeto fomentar y ayudar la conciliación entre los intereses del deudor y de los acreedores.

Los procedimientos son:

  • Procedimiento Concursal de Reorganización.
  • Acuerdo de Reorganización extrajudicial

 

Continúa leyendo en el PDF.

download-pdf DESCARGA PDF