Portugal, refugio de facturación de los bufetes españoles

Los despachos nacionales retoman la senda del crecimiento pero anticipan un 2023 con curvas

Portugal despierta de la resaca de la pandemia con vientos de cola para sus finanzas (4,9 por ciento de crecimiento en el PIB en 2021) y datos favorables en materia de empleo (un 6 por ciento de paro, en la media de la Unión). En este contexto, los despachos españoles confirman la buena salud de sus negocios en el mercado luso. Aprovechando la cercanía del cierre del año, las principales firmas de abogados nacionales hacen balance para Cinco Días de lo conseguido en el territorio portugués y de sus perspectivas de negocio para 2023, en un nuevo escenario marcado por la inflación y la guerra en Ucrania.

Uría Menéndez

Ejemplo de que la herida de la pandemia es cosa del pasado son los números de Uría. El bufete facturó 35 millones de euros en Portugal en 2021, un 13,2 por ciento de su facturación global, lo que implica mejorar los beneficios de la época prepandemia. En la firma valoran el portugués como un mercado “dinámico y competitivo” y sus previsiones para 2023 son optimistas. “En años anteriores ha habido mucha inversión por parte de la banca española en el sector financiero portugués, y no descartamos que pueda haber más a corto plazo”, remarcan fuentes del bufete. También esperan movimientos con la lluvia de los fondos europeos.

Garrigues

Con presencia en el mercado luso desde 2005, Garrigues ha experimentado un crecimiento de un 52% en su facturación en los últimos cinco años en el país. De cara al futuro, João Miranda de Sousa, socio responsable de las oficinas de Lisboa y Oporto, reconoce que “2023 se presenta lleno de incertidumbres” y será “especialmente desafiante para la economía portuguesa”. Aunque valora el portugués como un mercado de gran atractivo, con un “alto grado de integración y complementariedad” con España. Sectores como el energético experimentarán interesantes oportunidades de inversión. “Muy particularmente”, remarca, en “las áreas ligadas a las energías renovables”.

Écija

La escisión del negocio en Portugal reportó a Écija unos beneficios de 6,3 millones de euros en 2021, lo que supone un 8,35 por ciento del total de lo facturado a nivel global. La meta de la firma que comanda Alejandro Touriño, con oficinas en Lisboa, Oporto y Braga, es superar los ocho millones de euros este año. “Portugal se encuentra en un gran momento; su régimen fiscal, su estabilidad económica y su atractivo residencial hacen que sea una jurisdicción clave en nuestra estrategia global”, remarcan fuentes del despacho.

Cuatrecasas

La apertura de una nueva sede en Lisboa de 10.000 metros cuadrados refleja las ambiciones de Cuatrecasas en el territorio portugués. “La firma sigue creciendo en Portugal de forma orgánica y sustentada”, confirma Nuno Sá Carvalho, socio director de Cuatrecasas en Portugal, una delegación que definen como “palanca estratégica de la firma a nivel global”.

En opinión de Sá Carvalho, 2023 será un año marcado por el miedo a la recesión. “El nuevo contexto económico y sociopolítico está generando un clima de gran incertidumbre entre los inversores”, apunta el socio, que prevé la llegada de una “desaceleración de las inversiones” y “una recesión económica”. Pese a la incertidumbre en la economía mundial generada por la pandemia, la guerra en Ucrania y la inflación, Sá Carvalho cree que las áreas de fusiones y adquisiciones, bancario y financiero, público, restructuraciones e insolvencia y cumplimiento normativo continuarán siendo un filón de trabajo para el despacho.

Gómez Acebo-Pombo

Mafalda Barreto, socia directora de la delegación lisboeta de Gómez Acebo-Pombo, define el país como un mercado “estable” y “con activos interesantes”. Para algunos clientes, Portugal sirve como puerta de entrada a los mercados africano y brasileño. En los últimos años, la abogada atestigua que los sectores financieros (Portugal ha sido pionero en Europa en el sistema de resolución bancaria), infraestructuras, energía y tecnológico han tenido “un volumen importante de operaciones”. De cara al futuro, prevé que el frenesí de movimientos se mantenga, con “una actividad relevante en los próximos años a pesar de los frenos que esperamos en el M&A tradicional”.

CAPITAL ALEMÁN EN EL PUNTO DE MIRA

Expansión. El despacho Monereo Meyer Abogados ha sido la última firma nacional en anunciar la apertura de una filial en Lisboa, con la próxima inauguración de unas oficinas de 200 metros cuadrados en Rua Filipe Folgue, el corazón de las embajadas y los negocios de la capital lusa.

Filiales. Lo hacen, dicen, atraídos por los vaivenes del capital alemán en el país vecino, un poderoso nicho de consultas para sus abogados. Tania Pinheiro, socia y responsable de Monereo Meyer Advogados, confirma la alta demanda de clientes alemanes que buscan asesoramiento sobre el funcionamiento del mercado de distribución de sus productos en el país. “También notamos mucho movimiento”, añade, en el “asesoramiento jurídico relacionado con la apertura y establecimiento de filiales de empresas alemanas en Portugal”.

Inmobiliario. Otro nicho de consultas desde Alemania es la inversión inmobiliaria, tanto la institucional como de particulares. “Es otro punto fuerte para nuestro nuevo despacho lisboeta”, subraya Pinheiro.

Datos. 600 empresas alemanas operan en Portugal. Así lo destacó el primer ministro portugués António Costa en Hannover, este verano, en un encuentro para fomentar las relaciones comerciales entre ambos países. No todo son brotes verdes en el mandato de Costa. La deuda pública de Portugal ascendió a los 269.232 millones en 2021, un 127,4% del PIB.

download-pdf DESCARGA PDF