El independiente.

polémica sobre la censura vuelve a salpicar a Instagram, y su empresa matriz, Facebook. Tras poner en marcha hace escasamente una semana la función «control de contenido delicado», Instagram se enfrenta a una nueva oleada de quejas por parte de usuarios de la red social que califican este fenómeno de «censura».

Y es que lo que empezaron siendo pezones femeninos -pero no masculinos-, fotografías de desnudos, madres amamantando a sus hijos, niños con el torso parcialmente descubierto, o imágenes de denuncia a la violencia o acoso, ha colmado en la eliminación este martes de una publicación de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, por «vulnerar las normas sobre violencia u organizaciones peligrosas» en una fotografía en la plaza de toros de Las Ventas junto al periodista taurino, David Casas; y posterior republicación de la misma este miércoles.

Continúe leyendo aquí.