Elon Musk, movilidad y sostenibilidad

Tribuna de Carlos Rivadulla, manager de ECIJA, para El Español.

El comunicado de Elon Musk a los ejecutivos de Tesla recordándoles la obligatoriedad de trabajar un mínimo de 40 horas de forma presencial, en oficinas “oficiales” de Tesla (aclaraba el propio Musk), está provocando un interesante debate. Un debate que abarca mucho más que la propia dicotomía: trabajo presencial versus teletrabajo.

Un debate y reflexión que, sin previo aviso, se inició hace dos años cuando muchos trabajadores y profesionales se vieron obligados a teletrabajar durante los meses de obligado confinamiento en la primavera de 2020. Restricciones que, de alguna forma, han seguido hasta hace solo unos meses (por ejemplo, estableciendo cuotas máximas de presencialidad en muchas oficinas).

Estos dos años de pandemia y restricciones han supuesto un gran ensayo para muchas empresas y trabajadores, los cuales han podido experimentar de forma masiva el teletrabajo. Y, en general, el experimento ha resultado positivo. De hecho, muchas empresas de todo el mundo y de diferentes sectores han adoptado políticas de teletrabajo de forma general y hasta indefinidas, dando cierta libertad a los trabajadores cuyas funciones, lógicamente, se pueden desarrollar en remoto; con ordenador e internet. De igual forma, muchos trabajadores aprecian y valoran teletrabajar unos días a la semana para ahorrarse atascos, tiempo, estrés o para poder conciliar mejor vida laboral y personal.

Sin embargo, Musk insistía: ninguna empresa innovadora lo ha sido desde el teletrabajo. No le falta razón. Matizable, sí, pero no le falta razón.

Sigue leyendo.