La crisis climática obligará a cambiar sectores, horarios y empleos en España

Noticia publicada en La Información con la opinión de Carlos Martínez – Cebrián, socio de ECIJA.

La crisis climática amenaza al mercado laboral tal como lo conocemos. Esta misma semana, el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, apuntaba a la ola de calor como una de las causas para que la cifra de cotizantes en sectores como la agricultura y la construcción se frenasen. Las temperaturas cada vez serán más extremas y los ámbitos de actividad mencionados tendrán que adaptarse antes, por estar más expuestos. Pero no serán los únicos. La crisis empeora en mitad del proceso de transición ecológica en el que las empresas se ven obligadas -por las instituciones y por sus clientes- a cambiar su forma de producir para que esta sea más sostenible. Estos cambios provocarán nuevas oportunidades en el mercado laboral, pero que la transición sea justa es la obsesión de los sindicatos.

El Plan Nacional de Energía y Clima (PNIEC) estima que, en 2030, la tasa de empleo crecerá un 1,6% en España gracias a las políticas de transición justa puestas en marcha. Un estudio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) publicado en 2019 cifraba en 6 millones los puestos de trabajo que se perderán en este proceso. Como contrapartida, se crearán otros 24 millones de empleos verdes. La OIT identifica la mayor parte de los cambios en el sector energético, asume que se crearán 2,5 millones de empleos para 2030 en relación a las energías renovables. En el lado contrario, se perderán 400.000 en la industria de la generación eléctrica con base en combustibles fósiles. La extracción de petróleo y el refino perderán un millón o más empleos, algo que tendrá consecuencias para Oriente Medio, donde gran parte de la economía depende de este oro negro.

Pero antes de que las energías renovables tengan un mayor peso en el suministro energético, ya hay sectores que sufren la crisis climática. Dos de ellos son los mencionados por el ministro. En la agricultura ha habido cambios en los horarios para evitar las horas de más exposición solar. “En convenios de la construcción ya hay regulación con respecto a las temperaturas”, explica Rubén Pinel, adjunto a la secretaría de salud laboral y sostenibilidad medioambiental confederación CCOO. No obstante, Pinel descarta que la ola de calor “haya influido”. “En la construcción puede deberse a una cuestión de falta de materiales, en el caso de los servicios forestales, se han ampliado las plantillas”, indica. Carlos Martínez-Cebrián, socio de Ecija, reconoce que “en los convenios colectivos no hay mucho previsto, salvo en los sectores como el de la limpieza o el de la construcción”.

Debido a las altas temperaturas se ha registrado un exceso de mortalidad vinculado a las olas de calor y se han hecho públicos casos en los que estos fallecimientos se han producido en el puesto de trabajo de las víctimas. La norma donde deben registrarse los protocolos para evitar situaciones de peligro es en el plan de prevención de riesgos laborales de cada empresa. “No hay una periodicidad, pero cada vez que aparece un nuevo riesgo se debe evaluar e incluir”, explica el abogado. Aunque añade que no siempre se hace y se pueden detectar incumplimientos por parte de la Inspección de Trabajo. Tanto Pinel como Martínez-Cebrián creen que a medida que estas situaciones se repitan, más sectores deberán contemplarlos en sus planes de prevención.

Sigue leyendo. 

 



Socios relacionados


Carlos Martínez-Cebrián

ver perfil